jueves, 5 de enero de 2017

Jueves de citas #98

Esta es una sección en la que les voy a poner todas las citas que saco de algún libro en especifico. Tengo la manía de copiar todas las frases que me gustan, que me llegan que me hacen sentirme bien. 

Esta semana decidí ponerles las citas de:

Fiebre sombría (Fiebre, #5)

Citas:

La esperanza fortalece. El miedo mata. 
Alguien muy inteligente me lo dijo una vez. 
Cada vez que pienso que me estoy haciendo más sabia, que tengo más control sobre mis acciones, me doy de bruces con una situación que me hace terriblemente consciente de que todo lo que he logrado es intercambiar un conjunto de ideas delirantes por otro aún más elaborado, atractivo y delirante, que soy la Reina del autoengaño. 
Me odio en este momento. Más de lo que alguna vez había creído posible. 


Sólo pedirte disculpas, Barrons, por ser demasiado joven, porque mis prioridades no estaban tan desarrolladas como las tuyas, porque yo no había sufrido el infierno que sufriste tú, y luego, empujarte contra una pared y besarte hasta que no puedas respirar, hacer lo que quise hacer desde el primer día que te vi ahí en tu maldita librería. 
Molestarte porque me gusta que me molestes, que me veas, hacer que quieras a mi rosado yo, romper tu autocontrol, hacerte caer de rodillas delante de mí, aunque me dijera a mí misma que nunca podría querer a un hombre como tú, que eras demasiado viejo, demasiado carnal, más animal que humano, con un pie en el pantano y sin ningún deseo de salir de él, cuando la verdad era que estaba aterrorizada por lo que me hiciste sentir. No es lo que los chicos hacen sentir a las chicas (los sueños de un futuro cercado y con bebés) si no que era frenético, duro, crudeza en sí misma, como si no pudieras vivir sin tu hombre dentro de ti, alrededor de ti, contigo todo el tiempo, y sólo te importara lo que piensa de ti, mientras que el resto del mundo puede irse al infierno, y aún así, ¡supe que podrías cambiarme! ¿Quién quiere estar cerca de alguien que puede cambiarte? ¡Es demasiado poder para permitir que otra persona lo tenga! Fue más fácil luchar que admitir que había descubierto en mi interior lugares desconocidos, llenos de hambre de cosas que no eran fáciles de aceptar en el mundo que conocía, y lo peor de todo, es que me hiciste despertar de mi mundo de niña Barbie y ahora estoy aquí bien despierta, hijo de puta, no podría estar más despierta, y me dejaste… 


La idea de ir de buen grado al infierno por alguien. De vivir allí, enloquecer si es necesario, porque prefiero estar loca con ellos que soportar la vida sin ellos. 


Son graciosas las cosas que dice la gente cuando alguien muere. 
Está en un lugar mejor. ¿Cómo sabes eso? La vida continúa. ¿Se supone que eso me tiene que consolar? Soy terriblemente consciente de que la vida continúa. Duele cada maldito segundo. ¡Qué adorable es saber que continuará siendo de esa forma! Gracias por recordármelo. 
El tiempo sana. 
No, no lo hace. En el mejor de los casos, el tiempo es un gran nivelador, encerrando a todos en ataúdes. Encontramos formas de distraernos del dolor. El tiempo no es ni un bisturí ni una venda. Es indiferente. El tejido cicatrizado no es algo bueno. Es simplemente la otra cara de la herida. 


– Las criaturas pequeñas crean cosas pequeñas.
- Los egos de las grandes criaturas son tan grandes que no ven a las cosas pequeñas llegar. 


Los verdaderos pensadores del mundo no son los mejores vestidos. Mantenerse en la moda a la última, los accesorios, y presentarse a sí mismo consume mucho tiempo. Se necesita mucho esfuerzo, energía y concentración para estar incesantemente feliz y perfectamente peinada. Si te encuentras con alguien así pregúntate de que están escapando.


El amor no sabe de lo que es correcto o incorrecto. 
Es amor. Sólo eso. 


La familia no es siempre con la que naces; a veces es con la que te encuentras. 


No estaba preparada para la muerte. Nadie lo está. Pierdes a alguien que amas más de lo que te amas a ti mismo y obtienes un curso intensivo de mortalidad.


La peor parte de perder a alguien que amas (además de la agonía de nunca llegar a verlo de nuevo), son las cosas que nunca dijiste. Lo que te acecha, burlándose de ti por pensar que tenías todo el tiempo del mundo. Ninguno lo tiene.


 La mayoría de la gente es buena y, de vez en cuando, hace algo que sabe que es malo. Algunas personas son malas y luchan todos los días para mantenerse controladas. Otros son corruptos hasta la médula y no les importa un bledo, siempre y cuando no queden ellos mismos atrapados. Pero el mal es una criatura totalmente diferente, Mac. El mal es tan malo que cree que es el bueno. 


Simplemente digo que las cosas no siempre son malas porque no se entiendan o porque no son como las demás. Eso es como pensar que alguien que es más inteligente o más rápido, es peligroso solo porque llegó a ser más inteligente o más rápidos. No es justo. Uno no puede decidir sobre la forma en la que nace. 


– Si uno cree que una semilla de maldad existe dentro de uno mismo, ese conocimiento puede consumirle. – Buscó  mi cara. – Och, seguro que entiendes eso. 
- También se podría argumentar que si uno cree que una semilla de maldad existe dentro de uno mismo, tiene la oportunidad de aprender a controlarlo – repliqué. 
- También se podría argumentar que la ignorancia es la seguridad. 
- La seguridad es una valla y las vallas son para las ovejas. Prefiero morir a los veintidós años sabiendo la verdad, que vivir en una jaula de mentiras durante cien años. 
- Suenas tan segura de eso. Si lo hubieras probado, me pregunto si realmente lo mantendrías.
- La ilusión no es un sustituto de la vida – le dije. 
- Permite que su historia siga intachable – dijo Rowena. 
- ¿Qué pasa si no es tan intachable? – le dije. 


Me encantan los libros, está en mi sangre. 


El poder no es bueno o malo. Es lo que el portador hace con él. 


– Ah, ya veo. Pensó que significaba algo que hubiese muerto por usted. ¿Lo disfrazó en romance? ¿Compuso sonetos para memorizar mi enorme sacrificio? ¿Eso hizo que le gustara? ¿Tenía que estar muerto para conseguir que me viera? Despierte de una puta vez, Srta. Lane. Morir está sobrevalorado. La sentimentalidad humana lo ha convertido en el último acto de amor. La mayor carga de mierda en el mundo. Morir por alguien no es lo difícil. El hombre que muere, escapa. Plano y simple. Fin del juego. Fin del dolor. Alina fue suertuda. Intente vivir por alguien. Atravesarlo todo… lo bueno, lo malo, lo denso, lo ligero, la alegría, el sufrimiento. Eso es lo difícil. 


No tengo la culpa de lo que soy. De la única cosa que soy culpable es de lo que elijo hacer con eso. 


¿Para cualquier acto de creación primero se destruye? Caen pueblos y se elevan ciudades. Gente muere y la primavera da vida al suelo donde ellos yacen. No es ningún acto de destrucción, si pasa el tiempo suficiente, es un acto de creación.


¿Crees que el amor solo se va? ¿Qué de repente desaparece de la existencia cuando se hace demasiado doloroso o incómodo, como si nunca lo hubieras sentido? 


El amor es un río sangriento con rápidos de nivel cinco. Sólo un acto catastrófico de la naturaleza o una represa tiene alguna posibilidad de detenerlo, e incluso entonces, sólo a veces logra desviarlo. Ambas medidas son extremas y cambian tanto el terreno que terminas preguntándote por qué te molestaste. No hay puntos de referencia para medir su posición cuando se hace. La única forma de sobrevivir es idear nuevas formas de planificar tu vida. La que amaste ayer, la amas hoy. Y si ella hizo algo que te devastó. La amarás mañana. 


Durante un apagón, las personas hacen lo que ellos han querido hacer desde el principio pero han reprimido, asustados por las consecuencias. Preocupados por lo qué otros podrían pensar de ellos. Asustados de lo que ellos verían en ellos mismo. O simplemente no quieren ser castigados por la sociedad que los rige. Sin importar lo que piensen los demás. Nadie va a castigarte. Lo cual plantea la pregunta. ¿Por qué aún tienes miedo de mí? ¿Por qué no aceptas lo que ronda en tu cabeza todavía? 


Habría caminado a través del infierno y regresado, sonriendo, mientras él estuviese a mi lado. Mientras pudiese verlo y nuestros ojos se encontrasen y compartiésemos una de esas miradas sin palabras. 


Un día conocer a un hombre que te besa y no puedes respirar y te das cuenta que no necesitas el aire.
El oxígeno es trivial. El deseo hace que la vida suceda. Hace que importe. Hace que todo valga la pena. El deseo es vida. Hambre de ver el próximo amanecer o atardecer, de tocar a quien amas, de intentarlo de nuevo.


Fue sólo más tarde que lo entendí. Las cosas rara vez tienen sentido cuando se están desarrollando. 


- ¿Realmente crees que la maldad es una opción? – preguntó. 
- Todo lo es. Cada momento. Cada día.


Es tu monstruo. Nadie puede conocer el monstruo de otra persona, no lo suficiente como para enjaularlo. Sólo tú misma puedes hacerlo. 


– El instante en que mis ojos se posaron sobre ti, supe que me traerías problemas. 
- Igualmente. 
 Yo quería arrastrarte en medio de los estantes, follarte hasta dejarte sin sentido, y enviarte a casa. 
- Si hubieras hecho eso, yo nunca me hubiera ido. 
- De cualquier forma sigues aquí. 
- Y tú no tienes que sonar tan amargado por ello. 
- Tú estás trastornando totalmente mi existencia. 
- Bien, me iré. 
- Inténtalo y te encadeno – me gruño él.
- Eso es vacilar. 
Él suspiro. 
Después de un momento me ofreció su mano. 
Yo cerré la mía sobre ella. 


El tiempo no define el acto. El tiempo es imparcial, ni condena ni absuelve. La acción contiene intención y la intención es la que define.


Los buenos y los malos no son tan fáciles de distinguir como yo creía. No se puede mirar a alguien sólo con los ojos y con una regla. 
Hay que mirar con el corazón


¿Leyeron el libro? ¿Cual es la frase que mas les gusto?



Saludos de tinta!!


2 comentarios:

  1. De que libro es esta frase?

    – El instante en que mis ojos se posaron sobre ti, supe que me traerías problemas.
    - Igualmente.
    Yo quería arrastrarte en medio de los estantes, follarte hasta dejarte sin sentido, y enviarte a casa.
    - Si hubieras hecho eso, yo nunca me hubiera ido.
    - De cualquier forma sigues aquí.
    - Y tú no tienes que sonar tan amargado por ello.
    - Tú estás trastornando totalmente mi existencia.
    - Bien, me iré.
    - Inténtalo y te encadeno – me gruño él.
    - Eso es vacilar.
    Él suspiro.
    Después de un momento me ofreció su mano.
    Yo cerré la mía sobre ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del libro Fiebre Sombría de Karen Marie Moning!

      Eliminar