jueves, 23 de abril de 2015

Jueves de citas #11

Esta es una sección en la que les voy a poner todas las citas que saco de algún libro en especifico. Tengo la manía de copiar todas las frases que me gustan, que me llegan que me hacen sentirme bien. 

Esta semana decidí ponerles las citas de:


Citas:


Tu eres mi única razón de ser. Eres todas mis razones. – John Nash, “A beautiful mind”

Tu corazón tendría que latir contra el mio. Tendría que sentirlo pegado a mi pecho, colándose bajo mi piel, estrechándose con cada uno de sus latidos. Tendría que estar saboreando tu vida en mis labios, sintiéndote dentro de mi, formando parte de mi cuerpo. 
Tendrías que haberme mirado una ultima vez aquella maldita noche y gritando que yo podría sacarnos de allí, aunque fuera mentira, aunque supieras que esa posibilidad habría terminado con nuestras vidas. 
Deberías haberme cogido la mano, apretarla fuerte y haber mantenido tu mirada pegada a la mía mientras nos consumían las llamas… a los dos… Juntos. 
Tendrías que haberme dejado morir contigo… O los dos o ninguno, pero nunca tu solo. Maldita sea, nunca tu solo… No debiste morir sin mi. Porque no hay mayor tortura que continuar respirando un aire que a ti ya no te hace falta respirar. 
Te has llevado mi vida, Cristianno… Te lo has llevado todo, amor.

No se me daban bien las despedidas porque nunca las había experimentado. Todo lo que alguna vez fue importante en mi vida, terminaba desapareciendo y se llevaba consigo una parte de mi alma. Poco a poco no quedaría nada mas que la ausencia y el recuerdo de lo que una vez tuve y me hizo feliz.

Cerré los ojos y saboree lo que eso significaba. Hasta el momento, su presencia tenia muchísimo valor y no estaba segura de querer prescindir de ella. En ocasiones, la amistad se encuentra en situaciones inconcebibles y aquel era un buen ejemplo.

¿Cuándo se sabe que se esta preparada para algo? ¿Cuándo se da el momento en el que sabes que no hay vuelta atrás? ¿Qué cualquier paso en falso puede destruir tu mundo por completo? Te conviertes en un hombre sin saberlo. Se dejan atrás los infantilismos y se afronta la vida que te ha tocado vivir con todas las consecuencias. Y, tal vez, se piensa: ¿Cuándo me he convertido en ese hombre? ¿De verdad estoy a la altura? ¿De verdad sabre actuar como tal? Supongo que no me queda otra opción.

Me perdí en el… me quede tan quiera que por un momento solo pude pensar en el increíble tacto de sus labios poderosos sobre los míos.

Dios mio, cuanto desee que Enrico no fuera aquel maldito hombre. Cuanto desee que me abrazara y me dijera al oído que todo era mentira, que me amaba y que su actitud hasta el momento era justificable. Luche en dar con el tras su penetrante mirada, pero no lo encontré… Porque no existía… Todo había sido un maldito engaño.

Cuando le conocí… El estaba allí, sentado, hablaba y miraba a su alrededor, pero no parecía estar completo – explique acariciando su nombre -. Te buscaba… te necesitaba, solo que aun no lo sabia.

– Antes de morir me dijo que no le echara de menos… - Después se agacho y beso la piedra -. Como si eso fuera tan sencillo, Cristianno. 

Puede que estés a un par de calles de aquí, pero te echo de menos. Esa es una de las cosas que me roba el sueño.

Era evidente que se sentía atraída hacia mi y en cierto modo comprendía dicha atracción porque ella también la había suscitado en mi en ocasiones. Pero una simple atracción no te lleva a proteger a alguien de la forma en que ella me había protegido. Una atracción no te cambia como la había cambiado a ella, ni te hace diferente. A no ser que sea… amor. 

El dolor y el miedo se irán y esto solo formara parte del recuerdo...

Ya todo estaba infestado en mi. Era un juguete roto irreparable. 

Caería constantemente y después volvería a caer un poco mas profundo en una espiral irrevocable de aversión y temor. No había nacido para ser alguien especial. Y si alguna vez pude serlo o lo creí, si alguna vez vi esa estrella, se fue con Cristianno.

¿Qué clase de futuro les daré a mis hijos si no lucho ahora? ¿Qué será de nosotros?

– Ya te he dicho que no te quiero… - añadió el apoyando su frente en la de ella -. No te quiero perder… - siseo provocándome un nudo en la garganta. 

Que sola la sentí en aquel momento. Y que impotencia sentí yo al ver que no podía hacer nada mas que abrazarla. No era suficiente, no lo era.

Hice malabarismos para no romper a llorar. Ello habría aumentado la agonía de Kathia y me necesitaba fuerte. Debía resistir por las dos. 

Había llegado a un punto (y no se cuando había sucedido) en que no podía apartarme de ella. Extrañamente seguía sin saber lo que sentía, pero la necesitaba. La necesitaba demasiado. Y no sabia si ella se había dado cuenta de ello, pero no escatime en mostrárselo con mi forma de besarla y acariciarla. Aquello no seria una simple noche de sexo, loca y desenfrena, sin ataduras ni compromisos. Aquello duraría, y me gustaba que así fuera. Me gustaba sentir aquella exquisita agonía

No había caído en la cuenta de su preocupación hasta ese momento. Como tampoco había caído en la cuenta de cuan importante era para ella tenerme en su vida. Se me hizo un nudo en la garganta y no supe si era porque acababa de alejarse de mi o por lo mucho que me gusto saber que le importaba.

Tuve miedo de decepcionarla y supe que si la perdía… Si la perdía se llevaría consigo el mejor sentimiento que había experimentado nunca. 

Justo en ese instante ya no supe que creer. No supe si odiarle o amarle, si temerle o simplemente respetarle. No supe si emprenderla a puñetazos con el o lanzarme a sus brazos y perderme en ellos.

Alguien me seguía, pude sentir su presencia cerca de mi, acechándome. Tuve un escalofrió un instante antes de estamparme contra el pecho de un chico. Su aliento agitado se entremezclo con el mio manteniendo sus labios a solo un centímetro de los míos. Ese calor… ese intenso calor... tan cargado de pasión y agonía… Acababa de toparme cara a cara contra mi destino. Y ese destino tenia un rostro que jamás podría olvidar

RESEÑA DEL LIBRO




¿Leyeron el libro? ¿Cual es la frase que mas les gusto?


Saludos de tinta!!



1 comentario:

  1. Aun no leo nada de la autora, aunque tal vez empieza con Mirame y Dispara
    Muy buenas frases ;)

    ResponderEliminar